SPAIN IS ASÍN

SPAIN IS ASÍN

España es un paraíso
para inciertas inversiones.
Se puede invertir en pisos,
en cuñados y ladrones.
 
En señales de prohibido
y prohibidos en pañales,
en pensadores pasivos
y tontos paranormales.
 
En ceniceros de broma,
en rellenos de aceituna,
en cagadas de paloma,
en presos de su fortuna.
 
En juzgados de primera,
en equipos de segunda,
en jamones con chorreras
o en chorradas más profundas.
 
En videntes mentirosos,
petardas habituales,
en ministerios “gloriosos”
y aeropuertos peatonales.
 
En locos, monologuistas,
pesadillas de cocina,
rotondas para autopistas
e ideas más peregrinas.
 
En pelotas, soplapitos,
listos y cantamañanas,
diputados señoritos,
fiscales de porcelana.
 
En camisas de once varas,
trampas para gamusinos,
cosas baratas, muy caras,
y en mil infiernos divinos.

Inversores no se corten
y pásense por aquí,
que somos el sur del norte
del “tararí que te vi”.

HARTO Y CLARO

HARTO Y CLARO

Harto de respuestas chorras
a preguntas inducidas,
de ladrones y mazmorras.
de la inflación de paridas.

De oír hablar por hablar
como quien oye roer.
De la farola del mar
que siguen sin encender.

De dar el brazo a morder,
de poner la otra mesilla.
De no rejuvenecer
ni untado con mantequilla.

De vivir la vida loca
entre muros acolchados,
cansado de iluminados
haciéndose el boca a boca.

De los profetas que cantan 
el blues de los amargados.
De los necios que levantan
fronteras por todos lados.

Harto de pares sin nones,
de que el viento mueva el frío,
de contar desilusiones,
de hacer siempre, solo, el trío.

Harto de moralidad
casposa e inquisidora,
y, en honor a la verdad,
de pensar a todas horas.

De los malos entendidos,
de los vanos extra pegas,
de los datos exhaustivos
que se pasan o no llegan.

De las guerras partidistas,
de los cansinos pesados,
de las voces ventajistas,
de vernos acongojados.

Harto de mediocridades,
de falta de educación,
de tantas calamidades
consentidas a traición.

Harto de tanto esperar,
harto de ir y venir,
sin terminar de llegar,
y harto de discutir.

DE CABEZA PERO SIN ELLA

DE CABEZA PERO SIN ELLA

Iremos al infierno de cabeza
pero durmiendo en camas separadas.
Unos por no estar bien de la torpeza,
otros, por no medir las payasadas.

Algunas fuentes cuentan que el demonio
está pensando en su jubilación
y anda buscando piso en Alcorcón
antes de que le estalle el manicomio.

Iremos al infierno sin dudarlo
porque hasta Dios va a hacer huelga de cielo.
El Papa, que empezaba a barruntarlo,
ha cambiado su silla por el suelo.

Nos quemaremos vivos en las llamas
que purifican todos los fregados.
Unos por contar vueltas de campana,
otros, por tontos para los pecados.

Iremos al infierno mientras hablo
por motivos distantes y “distintios”
y, de paso, a pedirle a los Corintios
que contesten las cartas de San Pablo.

Entre corruptos, cuerdos inhumanos,
hijos de buenas y de mala madre,
creyentes, resentidos y paganos,
el infierno va a ser “la juerga padre”

Otra cosa es creer que infierno sea
esta forma de vida terrenal.
Un paraíso para el que no vea
que el bien ya solo mira por el mal.

TRETAS

TRETAS

Sin tretas no hay paraíso.
Sin alcohol hasta licores.
Sin luna un cielo indeciso.
Para sustos los olores.

Con sueño largas mañanas
sin pecado concebidas.
Sin balcones hay ventanas.
Hay más rotondas que vidas.

Con delito no hay amigos.
Sin peligro no hay candado.
Sin mirarnos el ombligo
pelusas en otro lado.

Sin ideas no hay talento.
Con truenos nubes y rayos.
Con tanto pronto sin tiento
no faltes a los ensayos.

Sin presente no hay mañana.
Con deseo polvo y paja.
Sin el lunes no hay semana.
¡Ay, que me parto la caja!

Con buen hambre no hay flan duro.
Sin valor hay desertores.
Con dinero algo seguro.
Para gustos los colores.

HINCHAZON

HINCHAZON

Al final todo se sabe.
La goma vuelve a su ser.
Lo que nunca cupo, cabe.
Hoy se quiere sin querer.

Los malos humos respiran.
Los peces se van de cañas.
Los de la tela conspiran
a espaldas de las arañas.

Mucho te quiero perrito
pero no me das manteca.
Si cero tiende a infinito
Infinito se nos seca.

Lo barato sale caro.
La vida da muchas vueltas.
Cuando no miran los faros
la ocasion la pintan tuerta.

Agota más de los mismos,
aburre lo mismo Mas.
Hay exceso de eufemismos
por pedante y por detrás.

En las vísperas de mucho
casi nunca hay madrugada.
¿Quién nos vende los cartuchos
con la pólvora mojada?

Si se te hincha la vena
úntatela con aceite,
si no se te pone buena
se te pondrá reluciente.

ODIO CON ESTRAMBOTE

ODIO CON ESTRAMBOTE

Odio los ascensores de subida
y sin frenos, las cuestas de bajada.
La mala educación de los que miran
buscándote los monos en la cara.

Odio que se termine la avenida
y no encuentre la calle que buscaba.
No llegar a la hora convenida.
No acabar a la hora señalada.

Odio la indiferencia impertinente
y la mala cabeza del dolor.
Odio tener que hablar inútilmente.

Odio los estampados de sudor,
al terrícola cruel e intransigente
y a los extraterrestres sin humor.

Y odio, sin rubor,
a la gente que odia por sistema.
En fin, que cada odio con su flema.

Y YO

Y YO

Siempre he querido vivir
en dos mundos paralelos
y así poder elegir
en cual de los dos me quedo
según las vea venir.

Yo también quiero salir
a la lluvia sin mojarme.
Que el viento me haga reír
cuando venga a ventilarme
las ganas de dimitir.

Yo también quiero fingir
un pesimismo enfermizo
que me pueda permitir
resurgir de mis cenizos
(y de pájaros así).

Yo también quiero escurrir
el bulto por soledades
y, el que quiera algo de mi,
que busque en sus tempestades
que es dónde no pienso ir.

Yo también quiero acudir
a los lugares comunes
para intentar definir
que beneficios reúne
el arte de confundir.

Yo también quiero sentir
la paja en el ojo ajeno
y excitarme sin fingir.
Aquí todo el mundo es memo
cuando se trata de huir.

Y, por fin, yo también quiero 
un poder sobrevenido
con el que gritar sin miedo
estáis todos despedidos
y quedarme como nuevo.