Y LO SABES

Y LO SABES

Cuando en un guiño callan las miradas.
Cuando a la soledad le da la risa.
Cuando los sueños secan las almohadas.
Cuando el tiempo se para muy deprisa.

Cuando el grillo se sabe tus canciones.
Cuando el pan no hace migas con las penas.
Cuando los trenes pasan de estaciones.
Cuando tu sangre corre por sus venas.

Cuando las nubes lloran de alegría.
Cuando el olvido aclara la memoria.
Cuando la noche no recuerda al día.
Cuando la cama es paz y después gloria.

Cuando nada parece nada raro.
Cuando el mundo se cose las heridas.
Cuando el dolor está cobrando el paro.
Cuando el eco se sabe las mentiras.

Cuando no buscas nada y te lo encuentras.
Cuando el as de la manga no es de espadas.
Cuando el portazo es por abrir la puerta.
Cuando no sube el miedo en tu parada.

Cuando perder es encontrar la llave.
Cuando el amor no busca la salida.
Cuando todo es así, y tú lo sabes,
es que estás disfrutando de la vida.

CALORES Y COLORES

CALORES Y COLORES

Este calor de ida y vuelta
no es una gripe corriente.
Por más que cierras la puerta
queda bochorno pendiente.
 
Este pan que no alimenta
es más duro que un relente
y, cuando morderlo intentas,
es como un canto en los dientes.
 
Este ajustarse los gastos,
los machos y los ovarios,
nos va a hacer colgar los trastos
del clavo del calendario.
 
Este condenar a tientas,
por saldar cuentas corrientes,
deja las camas abiertas
y no ventila el presente.
 
Este pollo a la tormenta
que se cuece bajo el puente,
huele pero no alimenta
por más que muerda la gente.
 
Esta calavera incierta
que trae marchita la frente
viene con luces de alerta
verdes de menta y demente.
 
Este calor de ida y vuelta,
este otoño sin color,
puede que salga de cuentas
y haya un parto con dolor.

DÍAS CONTADOS

DÍAS CONTADOS

Días con sopa en las letras,
de cuentas y cuentacuentos,
de esfínteres y de uretras,
de boinas sin nada dentro.
 
De Quijotes y Julietas,
Romeos y Dulcineas,
de volver de hacer puñetas
ebrios de malas ideas.
 
Días de cruces y clavos,
carros, estratos y limbos
y un cúmulo de emboscados,
sin Línea, cantando Bingo.
 
Días con eñe de caña,
fricción y contradicción,
de mirones con legañas.
de injusticias a traición.
 
Días con horas malditas,
de jugarse la cartera,
con más huevos que tiritas,
cuadrados y de madera.
 
Días de piedras y palos
con dioses como castigo.
Días de hacerle regalos
al “cuñao” del enemigo.
 
Días de castrar al loro,
de echarle cuellos al cabo,
de decir en cualquier foro
que hasta el suelo todo es rabo.
 
Días de lucir las telas
que nos recuerdan que somos
esclavos de las banderas.
Noches de cromas y cromos.

LA CHAPUZA 

LA CHAPUZA 

Hay que ponerse manos a la obra
y sacar adelante esta chapuza.
No mantener al tonto mientras cobra,
ni al listo que nos ve como gentuza.
 
Hay que volver a las primeras piedras.
Revisar los forjados y cimientos.
Mover todos los cielos y las tierras
y reformar el viejo firmamento.
 
Hay que encalar bien, muros y fachadas.
Retocar las cubiertas y tejados.
Revisar ascensores de bajada.
Reflotar los portales anegados.
 
Desmantelar las grúas oxidadas.
Vaciar los armarios y trasteros.
Los espejos limpiar por ambos lados.
Elevar la moral que hay por los suelos.
 
Apagar los incendios forestales
antes de que un idiota los encienda.
No hacer ostentación de sucursales
de una jodienda que no tiene enmienda.
 
Asear las riveras de los líos.
Limpiar a fondo las alcantarillas.
Aislar con silicona y con masilla
esta incansable sensación de hastío.
 
Recolocar pilares y dovelas
del puente que, tendido, nos separa.
Reconstruirnos con buenas ideas
no con ideologías y soflamas.

Y SI NO

Y SI NO

¿Y si un día no hay mañana,
o mañana ya fue ayer
o el presente es la manzana
que no queremos morder?
 
Quiero decir ¿y si un día
ya nada tiene sentido
porque este mundo podrido
raja como una sandía?
 
Vivimos desprevenidos
y, lo que es peor, cegados,
más pendientes de recibos
que de estar de nuestro lado.
 
No vivimos el momento,
no sudamos nuestro miedo,
no movemos un pimiento
ni el culo, ni ningún dedo.
 
Dejamos para mañana
lo que no haremos jamás,
quizá por falta de ganas
o por todo lo demás.
 
Y es que nos tienen cogidos
por donde todos sabemos:
por el monte del olvido,
por los sueldos, por los huevos.
 
¿Y si de repente el cielo
se desploma bruscamente?
Responde sinceramente
¿qué has dejado para luego?
 
¿Un amor, una mentira,
un viaje, un paradero,
un sueño, una despedida,
otra realidad, un pero?
 
¿Un ruego, tal vez un beso,
un perdón, un espejismo,
un momento de realismo,
una canción, un exceso?
 
¿Qué asignatura pendiente,
qué proposición, qué grito?
Baja la cifra siguiente
que la vida es un cociente
y se acerca un meteoríto.

INTERCAMBIO DE PAREJAS

INTERCAMBIO DE PAREJAS

Se cambia quiero y no puedo
por podría ser peor.
El padrenuestro y el credo
por la fe de un ahorrador.
 
Se cambian almas en pena
por cuerpos con alegría.
Sangre que valga la vena
por plasma de mingafría.
 
Ademanes en su tinta
por gente con fundamento.
Caras con el ceño en cinta
por culos de mal asiento.
 
Se cambia pausa por prisa.
Un polvo por un mal brillo.
Medio hueso de la risa
por tres besos de tornillo.
 
Cuarto y mitad de capullos
por un tallo sin espinas.
El “y tú más” de los tuyos
por un cante de las Minas.
 
Se cambian buenas palabras
por palabra de indignado.
A los lobos por las cabras.
Diez otoños por un fado.
 
Se cambia ciencia fricción
por amanecer u orto.
Ciento y botando un balón
por un sabio. Cambio y corto.

COSAS QUE PESAN

COSAS QUE PESAN

El miedo podando aceras.
La guerra plantando calles.
El olmo pidiendo peras.
Los mancos ciñendo talles.
 
El odio vendiendo ira.
La usura comprando oro.
El mundo haciendo que gira.
La puya huyendo del toro.
 
El huevo buscando nido.
El pájaro un buen agüero. 
El silencio haciendo ruido.
La excusa dándole al “pero”.
 
Los pobres haciendo el pino.
La gota colmando el vaso.
El riesgo haciendo camino.
El rio durmiendo al paso.
 
El campo poniendo puertas.
El alma tejiendo piel.
El cuerpo activando alertas.
El sol de luna de hiel.
 
El nudo apretando el cuello.
El “quién” sudando el “por qué”.
La pena poniendo el sello.
El “no” perdiendo la fe.
 
La suerte echándole cara.
La cara eligiendo cruz.
La cruz dándonos la vara.
La vara sin dar a luz. 

La duda saltando al ruedo.
El bien con el culo prieto.
El mal, colocando a dedo.
la vida jugando a “El Teto”.