DC⚡️AC

DC⚡️AC

Cuando lo malo no parece nuevo.
Cuando lo bueno nos resulta raro.
Cuando nadie ve el vaso medio lleno.
Cuando cualquiera pasa por el aro.

Cuando el mejor perfume huele a cieno.
Cuando la luz que guía no es de un faro.
Cuando se pisa a fondo y es el freno.
Cuando comprar barato sale caro.

Cuando nadie conoce los motivos.
Cuando la noche quiere ser el día.
Cuando los crecimientos negativos
dejan desconcertada a la utopía.

Cuando los ojos cierran por derribo.
Cuando pierde su gracia la ironía.
Cuando el futuro espera en el olvido.
Cuando te tienes, hasta tú, manía.

Cuando el pasivo es el mejor activo
Cuando el cuerpo del alma se te enfría.
Cuando por respirar pasan recibo.
Cuando desahucian a la fantasía.

Cuando todo parece estar perdido.
Cuando nadie parece ser consciente
hay que caer en brazos del olvido
y dejarse llevar contracorriente.

CONDENADOS

CONDENADOS

No se salvan de la quema
ni los pobres, ni los ricos,
ni los grandes, ni los chicos,
ni a las malas, ni a las buenas.
 
No se salvan del barullo
ni los cuerdos, ni los locos,
ni el bobo de Perogrullo,
ni el que nos da soplamocos.
 
No se salvan de follones
ni los que pagan el pato,
ni los que cobran millones,
ni los líderes, ni El Tato.
 
No se salvan de los gritos
ni los que imponen la pena,
ni los que cumplen condena,
ni los crudos, ni los fritos.
 
No se salvan de la hoguera
ni el que reparte las cartas,
ni el que pinta la pancarta,
ni el que menos se lo espera.
 
No se salvan de la ira
ni el macarra con peineta,
ni la manzana podrida,
ni la princesa reineta.
 
No se salvan del derribo
ni los feos, ni los guapos,
ni los muertos, ni los vivos,
ni las ranas, ni los sapos.
 
No se salvan de la rueca
ni el hilo, ni Blancanieves,
ni aquel que asó la manteca,
ni los lunes, ni los jueves.
 
No se salvan del tormento,
ni el que huye en polvorosa,
ni el que no quiere la cosa,
ni los que viven sin tiento.

LEÑA AL MONO

LEÑA AL MONO

Hoy se ha puesto de moda la vehemencia
a la hora de hablar de cualquier cosa.
Opinión que se inyecta con violencia,
de manera textual y escandalosa.

Esta vuelta de tuerca sin clemencia
metódica, vulgar y venenosa,
roza en muchos momentos la indecencia,
y, para colmo, es muy contagiosa.

No queremos tratarnos la paciencia,
ni contar hasta diez (si es que sabemos),
es más, no nos remuerde la conciencia
la tanta mala baba que tenemos.
 

Con la razón al borde del abismo
vende más el “insulta, que algo queda”
que una buena ironía con priapismo.
Hoy se lleva el percal más que la seda,

Está de moda darle leña al mono,
las collejas al diestro y al siniestro,
elevar los mensajes hasta un tono
que ni una abuela en misa el padrenuestro.

Hemos llegado al punto sin retorno
en el que echamos mierda por los codos.
Hay más amor en una peli porno.
(De esos polvos saldrían otros lodos).

ANDAN

ANDAN

Hoy andan despendolados
la ley y la hipocresía,
el poder y las andadas,
los votos y la utopía.
 
La derecha con la izquierda,
el centro con la ficción,
la basura con la mierda,
la verdad con la opinión.
 
La educación con sus padres,
la formación con sus hijos,
los circuitos con los cables,
los becarios con los fijos.
 
Hoy están a bofetadas
gigantes con cabezudos,
los deseos con las hadas,
los serios con los tozudos.
 
El buen humor con los modos,
los horarios con los goles,
los polvos con estos lodos,
el sol con los caracoles.
 
La actualidad con el día,
el ruido con las palabras,
las caras con la alegría,
las ovejas con los cabras.
 
Están a tortas y a locas:
La lluvia con los cristales,
los vertidos con las rocas,
el bien con las libertades.
 
Las princesas con los cuentos,
el miedo con la osadía.
en gerundio y resumiendo:
Que está la cosa jodía.

QUÉ PASO LLEVA EL AÑO

QUÉ PASO LLEVA EL AÑO

Ya está la calle a sus anchas,
sombras largas, faldas cortas.
Han encendido la plancha
y el sol se ha liado a tortas.
 
Huele a cloro de piscina,
a primavera quemada,
al que a buen árbol se arrima
le llueve alguna cagada.
 
Se ha terminado la liga,
se barruntan vacaciones
y los regueros de hormigas
se asoman a los balcones.
 

No hay colegio por la tarde,
la noche tarda en llegar
y, en una de éstas, arden
las hogueras de San Juan.
 
La alergia se va pasando,
dormimos de tos en tos.
y con Nadal “Nadaleando”
se juega Roland Garrós.
 
En Junio empieza el verano,
medio año se consume
y Hacienda nos mete mano.
Es época de desplume.
 
Es un tiempo muy fecundo
para flores y floreros
y eso pasa en todo el mundo
y parte del extranjero.
 
Hora de estrenar las ganas,
y de disfrutar de un mes
que se suele ir por las ramas
disfrazado de ciempiés.

PODRÍA SER PEOR

PODRÍA SER PEOR

No hay mal que cien años dure
ni gallo que lo resista.
No hay bálsamo que no cure
el sueño de ser realista.
 
Pensemos en positivo.
No nos faltan invenciones
para hacer más digestivo 
este guiso de jirones.
 
La vacuna de la rabia,
clavo que echarle a la pava,
adosados hasta en Babia,
champán por la vena cava.
 
Tenemos anticiclones,
más alas que un aeroplano,
la acidez de cien limones,
diez dedos en cada mano.
 
No nos falta cachondeo
ni buen humor al pil-pil,
ni edificios de Moneo,
ni casetas en abril.
 
Tenemos una moneda
que tiene más de dos cruces,
molinos con muchas ruedas,
dudas en traje de luces.
 
Tenemos una fortuna
invertida en tragaderas,
embajadas en la luna,
veranos y primaveras.
 
La botella medio llena,
lo bueno por conocer.
Tenemos la vida en vena
por nuestra forma de ser.
 
Así que no se depriman.
Quédense con la canción,
que la situación da grima
pero no es #Eurovision.

HAY DÍAS Y DÍAS

HAY DÍAS Y DÍAS

Días sin sopa con letras,
de cuentas y cuentacuentos,
de esfínteres y de uretras,
de mentes sin nada dentro.
 
De Quijotes y Julietas,
Romeos y Dulcineas.
De volver de hacer puñetas.
De listos con mala idea.
 
Días de nubes y claros,
cirros, estratos y nimbos,
y un cúmulo de parados
atormentado en el limbo.
 
Días de extraña calaña,
dicción y contradicción,
de mirones con legañas,
de injusticias con perdón.
 
Días de cuotas y quitas,
de heridas con cremallera,
de torpezas infinitas,
de huecos sin escalera.
 
Días de piedras y palos
con dioses como castigo.
Días para que los malos
se pasen al enemigo.
 
Días de fútbol y toros,
pan y circo, al fin y al cabo.
De chocolates y loros.
Hasta el poro todo es rabo.
 
Días que ni boca abajo
logramos girar la llave
de la puerta del carajo.
Esos días de ¡quién sabe!