Cuidado con las gallinas

que ponen huevos de oro

que un día se desaniman

y rellenan con huevina

el chocolate del loro.

Cuidado con el futuro

cuando recuerda al pasado

y aparece sin seguro,

vestido de lado oscuro

y con el culo pelado.

Cuidado a los vaivenes

de quienes leen el futuro.

Hagan con sus males bienes

para que parezcan nieves

en los años sin seguro.

Cuidado con los bandazos

que algunos no tienen fin,

por no hablar de los sablazos

de los que ponen el cazo

del uno al otro sinfín.

Cuidado con los santones

verracos de hipocresía

que nos dictan sus lecciones

con la voz hecha jirones

de pregonar tonterías.

Cuidado con las fronteras

hechas para encarcelar.

Cuidado con las maneras

que suelen ser la escollera

que un día derriba el mar.

Con las rampas de su vida.

Con las cuestas de bajada.

Con la realidad dormida.

Con la puerta de salida

si se utiliza de entrada.

Y, sobretodo, cuidado

con las cosas del querer

que, a pesar de lo bailado,

no parece demostrado

que le interese al poder.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s