MÁS QUE PALABRAS (Breve diccionario abrevado)

MÁS QUE PALABRAS (Breve diccionario abrevado)

Alguna vez se ha dicho que habría que redefinir ciertos términos y palabras, para que su significado se acercase más al uso y desuso que le damos en la actualidad.

Sin ánimo de molestar y por simple divertimento, me he tomado la libertad de darle unas cuantas patadas al diccionario, con la sana intención de destrozarlo con cierto desconcierto. Hagamos el humor mientras llega la censura 2.0.


Humor: Sentido que se tiene cuando el chiste sirve para reirse de tus enemigos y que desaparece cuando te acorrala.

Demagogia: Rama de la sinrazón que practican los que todavía no se han bajado del árbol. Linea argumental de los que, ni piensan bajarse del burro, ni piensan en general.

Facha: Insulto que se aplica a una persona que no piensa como tú (piense lo que piense).

Rojo: Facha viejo.

Radical: Auto excusa que algunos utilizan para liarse a tortas y a zascas en cualquier concentración, manifestación o red social. Si el radical es libre, suele ser por los pelos.

Periodista: Profesional, o no, de la información, que cae mal cuando no cuenta las cosas y, ni cae, cuando las cuenta.

Política: Dedicación, sin explicación aparente, que consiste en que parezca que los otros hacen mal incluso lo que hacen bien y que, lo que “los tuyos” hacen igual de mal, sea que lo que hay que hacer.

Opinión: Provocación por vocación (y por rotación).

Diálogo: Álogo.

Referéndum: Consulta popular que no se hace ni para consultar si se puede hacer una consulta. 

Nación: Estado emocional, en concurso de acreedores, que permite usar el comodín de la manada.

Patria: Espacio mental, a modo de jardín, en el que si te metes ya no sabes salir.

Autonomía: Distancia que recorre una región hasta que se le vacía el depósito. 

Parlamento: Que no parlamenta. Almacén de impresiones y de impresoras.

Monarquía: Forma de gobierno por la que una persona hereda el cargo de rey o reina. Heredar el cargo no es exclusivo de las monarquías, también ocurre en países como Cuba, Corea del norte o Venezuela, pero con menos niños en lista de espera para ocupar el trono.

República: Forma de gobierno por la que, en España se cambiaría a Felipe de Borbón, como rey,  por Maria Dolores de Cospedal, como presidenta de la misma (por poner un ejemplo en diferido).

Tertuliano: Especialista en ti y en to.

Feminismo: Movimiento que se demuestra igualando.

Zasca: Cansino corte de mangas con peineta y con razón. Es curioso que la única palabra que empieza por zasca sea “zascandil”.

Twitter: Pues anda que tú. Y ya tal.

Independentista: Odontólogo empeñado en sacarle las muelas a todo el mundo, tengan o no.

Oportunista: Se dice del que aprovecha cuando le conviene, para criticar que los demás no hagan lo que él tampoco haría. 

Democracia: Sistema político (mejorable e imprescindible) que permite que una amplia minoría parezca más que la mayoría silenciosa. 

España: País de Siempre Nadal ¡vamos Rafa! (Todo lo demás es un follón).

Rufián: Humorista desganado.

Corrupción: Eso de lo que usted me habla.

Mentira: Posverdad.

Posverdad: Pos eso.

Banderas: Antonio.

Insulto: Nueva forma de manifestar respeto.

Libertad: Pasapalabra.

Educación: Forma de convivencia que cada uno entiende como le sale del asunto en cuestión.

Borde: Actitud que cualquiera puede tener contigo, sin venir a cuento, y en lo que tu te conviertes por el mero hecho de responder a su provocación.

Infantil: Salvo los niños, todo lo demás.

Razón: Dícese de lo único que nos asiste a todos. Multipropiedad a tortas. Ego sin Descartes.

Tonto: Muy tonto.

Constitución: Lo que nos permite dar la talla cuando te quieren hacerte un traje a medida. Conjunto de leyes que no han pasado la ITV.

Transición: Periodo de la histeria de España que hubieran sabido resolver con nota los que no la vivieron. Cremallera para cerrar y abrir heridas mal curadas.

Anuncios

Y SI NO

Y SI NO

¿Y si un día no hay mañana,
o mañana ya fue ayer
o el presente es la manzana
que no queremos morder?
 
Quiero decir ¿y si un día
ya nada tiene sentido
porque este mundo podrido
raja como una sandía?
 
Vivimos desprevenidos
y, lo que es peor, cegados,
más pendientes de recibos
que de estar de nuestro lado.
 
No vivimos el momento,
no sudamos nuestro miedo,
no movemos un pimiento
ni el culo, ni ningún dedo.
 
Dejamos para mañana
lo que no haremos jamás,
quizá por falta de ganas
o por todo lo demás.
 
Y es que nos tienen cogidos
por donde todos sabemos:
por el monte del olvido,
por los sueldos, por los huevos.
 
¿Y si de repente el cielo
se desploma bruscamente?
Responde sinceramente
¿qué has dejado para luego?
 
¿Un amor, una mentira,
un viaje, un paradero,
un sueño, una despedida,
otra realidad, un pero?
 
¿Un ruego, tal vez un beso,
un perdón, un espejismo,
un momento de realismo,
una canción, un exceso?
 
¿Qué asignatura pendiente,
qué proposición, qué grito?
Baja la cifra siguiente
que la vida es un cociente
y se acerca un meteoríto.

INTERCAMBIO DE PAREJAS

INTERCAMBIO DE PAREJAS

Se cambia quiero y no puedo
por podría ser peor.
El padrenuestro y el credo
por la fe de un ahorrador.
 
Se cambian almas en pena
por cuerpos con alegría.
Sangre que valga la vena
por plasma de mingafría.
 
Ademanes en su tinta
por gente con fundamento.
Caras con el ceño en cinta
por culos de mal asiento.
 
Se cambia pausa por prisa.
Un polvo por un mal brillo.
Medio hueso de la risa
por tres besos de tornillo.
 
Cuarto y mitad de capullos
por un tallo sin espinas.
El “y tú más” de los tuyos
por un cante de las Minas.
 
Se cambian buenas palabras
por palabra de indignado.
A los lobos por las cabras.
Diez otoños por un fado.
 
Se cambia ciencia fricción
por amanecer u orto.
Ciento y botando un balón
por un sabio. Cambio y corto.

COSAS QUE PESAN

COSAS QUE PESAN

El miedo podando aceras.
La guerra plantando calles.
El olmo pidiendo peras.
Los mancos ciñendo talles.
 
El odio vendiendo ira.
La usura comprando oro.
El mundo haciendo que gira.
La puya huyendo del toro.
 
El huevo buscando nido.
El pájaro un buen agüero. 
El silencio haciendo ruido.
La excusa dándole al “pero”.
 
Los pobres haciendo el pino.
La gota colmando el vaso.
El riesgo haciendo camino.
El rio durmiendo al paso.
 
El campo poniendo puertas.
El alma tejiendo piel.
El cuerpo activando alertas.
El sol de luna de hiel.
 
El nudo apretando el cuello.
El “quién” sudando el “por qué”.
La pena poniendo el sello.
El “no” perdiendo la fe.
 
La suerte echándole cara.
La cara eligiendo cruz.
La cruz dándonos la vara.
La vara sin dar a luz. 

La duda saltando al ruedo.
El bien con el culo prieto.
El mal, colocando a dedo.
la vida jugando a “El Teto”.

LAS 3 BES (“Boluntad, Balor y Buevos”)

LAS 3 BES (“Boluntad, Balor y Buevos”)

Hay que tener valor en esta selva
para sobrevivir sin armadura,
para sobrellevar a tanto pelma
y a tanto descarado caradura.
 
Hay que tener valor para enfrentarse
a esa insana manía cotidiana
de sacar todo el cuerpo de la cama
para ponerse en pie y desesperarse.
 
Mirarse cara a cara en el espejo
hasta reconocer tu mismidad,
sabiendo que el pendejo del reflejo
es quien se despelota de verdad.
 
Hay que tener valor para aguantarse
y no empezar a repartir guantadas.
Hay que tener un par para jugarse,
sin anestesia, un ojo de la cara.
 
Para sufrir los carros y carretas
que, sin razón nos pasan por encima,
de una vida que ahoga pero aprieta
y da más cera que carbón de encina.
 
Valor para esquivar balas perdidas
y listos de espoleta retardada,
Hay que tener cerebro y fantasía
para sobreponerse a tanta traba.
 
Hay que tener valor, y parecerlo,
para cerrar los ojos en la cama
y, sin soñar con la que está cayendo,
decir en un bostezo, hasta mañana.

¿QUIÉN NO? (salvo tú, claro)

¿QUIÉN NO? (salvo tú, claro)

¿Quién no tiene un humor en cada puerto,
un –¡hola!– con sabor a despedida,
una pasión secreta y desmedida
que no termina de llevarte al huerto?
 
¿Quién no ha roto algún plato en un descuido
o el cristal del espejo de un almario?
¿Quién no ha desescombrado el diccionario
buscando un sentimiento definido?
 
¿Quién no se ha aprovechado del mezquino
tráfico de influencias cotidiano,
con el hijo bastardo de un hermano
amigo del cuñado de algún primo?
 
¿Quién no conserva en frío la venganza
cuando el pecado está todo vendido,
o le ha dado la espalda a la esperanza
del cielo que le tienen prometido?
 
¿Quién, con voracidad, no ha deseado
a la mujer del prójimo o al nota?
¿Quién, en su sano juicio, no ha empeorado
y ha perdido, botando, la pelota?
 
¿Quién no ha descerrajado algún reproche
confundiendo verano y primavera?
¿Quién no ha subido tramos de escalera
bajando desde el día hasta la noche?
 
¿Quién no ha considerado el ventajismo
como una forma de tener razón,
o al poder que transpira el erotismo
con una excusa para la ocasión?
 
¿Quién no se beneficia de la duda?
¿Quién no duda de todo por joder?
¿Quién no reniega del botón de ayuda?
¿Quién no ha querido a alguien sin querer?

VOLVER TAMBIÉN ES IR

VOLVER TAMBIÉN ES IR

Hay que volver a las pequeñas cosas:
A la puesta de sol bien entendida,
al tacto de los pétalos de rosa
de aquel ramo de amores sin espinas.

Es grato regresar a las entrañas
del viejo corazón que nos enseña
que en el fuego que funden la guadañas
importa más el aire, que la leña.

Hay que volver al beso que no dimos,
al olor de los cuerpos que consuelan,
a aquella noche en la que nos perdimos
y el día amaneció con luna llena.

Al lugar donde aprenden las mareas
que el mar no se desangra en cada ola,
al azul que, en la llama de las velas,
se enciende con el paso de las horas.

A la gota de lluvia que se escurre
descubriendo caminos de cristal,
al punto donde al cielo se le ocurre
jugar a confundirse con el mal.

Hay que volver a recorrer la acera
donde se cruzan todas las miradas,
hay que recuperar la primavera
en la que el sol brilló de madrugada.

Hay que volver al rastro del camino,
a la ropa interior de las afueras,
al tiempo en que escribieron tu destino
y hacer de musa de quien lo supiera.

A escondernos detrás de los cristales
del asiento de atrás del infinito.
Hay que volver a deshacer finales,
a volver a decir –te necesito–.