A ella le daba miedo la oscuridad, él padecía fotofobia.

A lo largo de los años habían hablado miles de veces, pero, casi nunca sus miradas habían podido encontrarse.

Ella cerraban los ojos de noche, él los cerraba de día.

Ella le describía los amaneceres, él le contaba al oído los secretos de las estrellas.

Su relación parecía imposible y, sin embargo, se amaban más allá de lo imaginable. Habían aprendido a quererse así y ya no concebían su relación de otra manera.

De vez en cuando, muy de vez en cuando, la naturaleza les hacía un regalo maravilloso que les reconfortaba: un eclipse de sol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s