El mundo sigue tan loco
como su primera vez.
Descosido por los rotos,
“soplado, por no comer”.

Un mundo sin voz ni voto,
indolente y malcriado,
siempre con cara de foto
sin luz, muy desenfocado.

Con sus batallas perdidas,
con su ganado bovino,
sus crisis, sus estampidas,
sus piedras en el camino.

Con sus guerras y lunares,
sus gobernantes que, encima
de olvidar a sus iguales,
transpiran zumo de lima.

Con su aguanieve en las venas,
sus inclemencias del clima,
la prisa como condena
y un vértigo que da grima.

El mundo es un lupanar
pero no de rica miel
(por más que las moscas van
no se quedan ni a comer).

Para colmo de desgracias
está lleno de ladrones,
asesinos y falacias,
y una panda de cabrones.

Mala leche y poco arroz,
poca fibra y mucho atasco.
mucho trueno y poca voz,
poco tiempo y mucho asco.

El mundo sigue girando
por no pararse a pensar
y, nosotros, mientras tanto,
comidos por no soplar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s