Hay poesía en las cosas
normales y cotidianas:
En el tacto de la rosa,
en la luz de la mañana.

En la punta de la lengua,
en los labios de un gemido,
en la luna cuando mengua
sobre un cielo derretido. 

Hay poesía en los goles,
en los cantos de sirena,
por supuesto, en los amores,
si se merecen tu pena.

En el cruce de los vientos,
en el hueco del sonido,
en el noventa por ciento 
de los pliegues del olvido.

En el baile de las notas
tocadas de puño y letra,
en las esperanzas rotas,
en la voz que te penetra.

Hay poesía en las sombras
de los puntos cardinales,
en las rocas cuando nombran
las esquinas de los mares.

En la taberna del puerto,
en el toque y en el cante,
en un vuelo, largo y suelto,
del capote de un desplante.

En el polvo de la feria,
en la brisa de la orilla,
en esa apariencia seria
que tienen las maravillas.

Hay poesía en la risa,
en las arrugas del viejo,
en la luz que se desliza
y se cuela en los espejos.

En la paz de las baldosas,
en la “h” de prohibido,
en las curvas sinuosas
de un pecado consentido.

En la espalda de la piel
que demanda una caricia,
en cada luna de hiel,
en una pasión ficticia.

Hay poesía en el aire
que ventila cada herida.
Tiritas para que escampe.
Paraguas de poesía.

Anuncios

Un comentario en “POESÍA DE ANDAR POR CASA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s