Le hemos dado una vuelta a la vehemencia

a la hora de hablar de cualquier cosa.

Hoy la opinión se expresa con violencia

de manera brutal y peligrosa.

Esta vuelta de tuerca sin clemencia:

catódica, vulgar y venenosa,

roza en muchos momentos la indecencia

y ha resultado ser muy contagiosa.

Con la razón al borde de la quiebra

vende más el “insulta que algo queda”

que estar o parecer de buena hebra.

Hoy se lleva el percal más que la seda,

las orgías de sapos con culebras,

la leña al mono. ¡Sálvese quien pueda!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s