Hemos cerrado la sombrilla, doblado la toalla, echado a lavar el bañañador, doblado el corazón en la maleta.

Hemos terminado el último libro humedecido por la brisa, apurado el último gintonic salado a la luz de las velas recogidas de lo barcos atracados en el puerto.

Hemos virado rumbo a lo conocido. Atracado en la rutina, puesto manos a las sobras, reciclado un tiempo que pasó, en el contenedor de la memoria.

Hemos recogido la ropa de fiesta y las sandalias, el camino de ida, el cansancio de vuelta, los amores ficticios, el polvo de estrellas, los adioses.

Ya solo nos falta recordar que la vida es ahora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s