Cada dos por tres, la vida,

sin razón nos multiplica

y donde encuentra una herida

hurga, gangrena y salpica.

Y donde encuentra una pena

te echa un órdago a la grande

y cuando el tiempo te quema

se pasa luego, más tarde.

Cada dos por tres el saldo

de la vida se desfasa

y si esperabas un caldo

te suele servir tres tazas.

Y cuando esperas consuelo

sube el tipo de interés

y dónde nunca hubo miedo,

vas y te mueres de él.

Menos mal que, por lo menos,

igual que suma lo malo

hace un tanto con lo bueno

y uno y uno suman cuatro.

Aprieta pero no ahoga.

Te pinta la ocasión calva.

y aunque suene medio en broma

de vez en cuando nos salva.

Son las vueltas de la vida

que al derecho o al revés

nos lleva de espina a espina

y, cada dos por tres, seis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s