Un firme sin firmamento.
Luces, ni largas ni cortas.
Pan sin acompañamiento.
Más de medio mundo a tortas.

Color en tintes por ciento.
Una crisis larga y dura.
Corazones de cemento.
Sal, del mar de la amargura.

Un bobo por cada intento.
Perfiles sin compasión.
Olor a remordimiento
más falso que una intuición.

Un remolino sin viento.
Un escozor mal rascado.
Un dolor seco y hambriento
y, a la sazón, mal tratado.

Un altavoz sin aliento.
Un eco con fe de erratas.
Las calabazas sin cuento.
Los ciempiés a cuatro patas.

La verdad hecha jirones.
La Tierra en un sin vivir.
Miradas en los balcones
sin ganas de coincidir.

Bancos sólo de alimentos.
Cajas sin mucho interés.
Demasiados mandamientos.
Contusión a fin de mes.

Los de siempre, descontentos.
Los del nunca, más turbados.
Los billetes de quinientos
poniéndoles colorados.

Un belén sin nacimiento.
Un frío de nueve a tos
y, entre poderes, presiento,
que un cristo “deladedios”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s