Hoy se cae del almanaque
el mes que acaba primero.
El año da jaque mate
al de la cuesta de enero.

Un mes que se nos ha ido,
como caido del suelo,
(donde yacía podrido
y cogido por los cielos).

Coge el testigo febrero
que viene cual imputado.
Un tan cortito febrero
que parece un diputado.

Febrero con su catorce,
más cursi que un pequinés.
Su veintiocho con forceps
y claro, su veintitrés.

El 23 de febrero
no cabe en la Wikipedia
entre: golpes, Ruiz Mateos,
tribunales y tragedias.

Más que acabarse la cuesta,
lo que empieza es otro puerto.
No está el horno para fiesta
ni aunque clausuren el huerto.

Febrero de carnavales,
disfraces y chirigotas,
de amores paranormales
entre caballos y sotas.

Febrero de replicantes:
Errejón, Sanchez o Trump,
que devolverán el guante
si pasan el test Voight-Kampff.

Hoy se cae del almanaque
un invernal mes de enero,
con tal potencia de saque,
que ha roto el servicio entero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s