Me gusta llevarte la contraria
pero sin contrariarte.
Aliñar la ensalada pero no removerla.
Me gusta mi camisa en tus hombros.
Mi sonrisa en tu espalda.
Esa canción que suena cuando menos lo espero.
Me gustan los susurros descarados.
La cara de la luna despintada.
El paso de los trenes junto a los girasoles.
Los campos de amapolas sin complejos.
Me gusta que me digas que no pare.
Las musas separadas.
Las casadas solteras.
Las noches a traición.
Me gusta que te acuestes a mi lado
aunque estés lejos.
Los eclipses de tuna.
Los amores de paso.
Los pasos sin peatones.
Me gusta que me quieras en silencio.
Los silencios sonoros.
Las mentiras a medias
y las medias maldades.
Me gusta recordar que estoy despierto.
Ese rayo de sol que no se entera.
Una terraza en un acantilado.
La ceniza nerviosa 
de un cigarro tranquilo.
El limón en el gintonic 
y la sal en el tequila
y ese regusto a crema de orujo en la cabeza
después de consolarme.
Me gusta gustar menos que gastar.
Amar a querer,
Tocar a sentir.
Me gusta que haya vida antes de la muerte

y me gusta gustar.

(Poema extraído de Tierra mojada. Renacimiento editorial).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s