HOY POR HOY

HOY POR HOY

Hoy que las cosas son lo que parecen
y el espanto se cura con portadas.
Hoy que sólo unos pocos se enriquecen
mientras el resto roba a la manada.
Hoy que las vueltas son las que dan vida
ya que han prejubilado a la experiencia.
Hoy que la fe se marcha en estampida
suspendiendo su examen de conciencia.
Hoy que se lleva hablar sin decir nada
y se estudia incultura general.
Hoy que se suben cuestas de bajada
mientras cae el diluvio universal.
Hoy que lo damos todo por vivido
porque el futuro huele a caducado.
Hoy que dan lo comido por servido
los que siguen viviendo en el pasado.
Hoy que la tierra firme es un cometa
que pasa de nosotros y de lejos.
Hoy que el que más ahoga mucho aprieta
y nos deja en pelotas y perplejos.
Hoy que somos el pito de un sereno
que recorre las calles a deshora.
Hoy que cualquier idiota es un veneno
envasado en la caja de Pandora.
Hoy que luchan la casta y la Susana
por ver quien organiza esta verbena.
Hoy que la independencia carda lana
de una oveja, tan flaca, que da pena.
Hoy que lo que se lleva es la impostura,
hermanastra mayor del “postureo”.
Hoy que el gusto padece mal de hartura
y no ve la belleza de lo feo.
Hoy que la nada se contextualiza
que ni los maniquíes dan la talla.
Hoy que la estupidez se somatiza;
hagamos horizonte a cualquier raya.

FALTAN SOBRAS

FALTAN SOBRAS

Nos faltan caza fantasmas
y sobran conspiradores.
Hacen falta cataplasmas
para tantos sufridores.
Sobran ángeles caídos
sin ganas de levantarse
y faltan arrepentidos
dispuestos a desterrarse.
Sobran capullos del ramo,
ojos que no quieren ver
y, en los ríos, faltan tramos
de agua que no has de beber.
Nos faltan ángulos vivos,
muertos en retrovisores.
Sobran muchos enemigos
de los que venden favores.
Falta ventilar olores
en paraísos fecales.
No convertir los errores
en colmo de nuevos males.
Sobran perdones fingidos.
Falta mucha integridad.
Sobran tontos consentidos
(en honor a la verdad).
Hay más malos conocidos
que buenos por conocer.
Más idiotas engreídos
que tiendas de bobo a cien.
Lo que sobra y lo que falta
escuece a partes iguales
desde las cotas más altas
a culos y genitales.
Sobran gallos de pelea,
columnistas de perfil,
fieles a la mala idea
y a su código incivil.
Sobra rencor y venganza,
faltan amores y obras
y dentro de esta balanza
sobra miedo y faltan sobras.

ALARMAS

ALARMAS

La gente está que Trina
de limón con burbujas.
En la acera los mimos
no paran de gritar.
Saltan cientos de alarmas
que el temor amplifica.
Han perdido la calma
las ganas de reinar.
Hay alarma de drones
y revueltas sociales.
Alerta de marrones
y grises que explicar.
Abuso de tarjetas:
oro, negras y plata,
y una invasión de jetas
de mucho preocupar.
Peligro de elecciones
para colmo de males.
Alerta de fricciones
a medio controlar.
Aviso de neblinas
y de eclipse de estrellas.
Nos faltan aspirinas
para dar y tomar.
Hay peligro inmediato
de volvernos idiotas
sin poder hacer tratos
de tanto conspirar.
Amenaza de flato
por dar tanto la nota.
Temor a que éste rato
dure una eternidad.
Y así vamos, tirando,
entre alertas y amagos,
entre sustos y tragos,
locos por respirar.
Cada día que pasa,
pasa más de lo mismo.
Alarma de alarmismo
difícil de apagar.
Tiempo de malos modos
fuera de cuarentena.
A ver si hay uno solo
que le dé por pensar.

DE LO QUE HAY

DE LO QUE HAY

Hay vida más allá de la tristeza,
de ese muro insalvable
que recuerda a la parte de atrás de una nevera.
Hay luz del otro lado de las sombras
que habitan en los labios con cadenas.
Hay latido en la arteria de los males
que acechan en su hueco de escalera.
Hay misterios gozosos aunque rezan
cada día el Rosario de la Aurora.
Hay un sol atrapado en los espejos
ansioso por quemar las amapolas.
Hay silencio en el borde de los ruidos.
Hay música detrás de cada llanto.
Hay una rama que sujeta el nido.
Hay una cura para cada espanto.
Una radio encendida en cada casa.
Una lección de vida en cada acera.
Hay muchas manos para hacer la masa.
Hay un acto de amor que no se airea
más sirve de colchón para el herido.
Hay puertas para huir de la amenaza
de no encontrarte con un hombro amigo.
Hay un grito de sálvese quien crea.
Hay vida más allá de horizonte
aunque nunca pasemos de su raya.
Hay sures que se juntan con el norte.
Hay versos que no arrojan la toalla.
Hay ecos que recuerdan a sus voces
y palabras que alivian la franqueza.
Hay un gemido para cada roce.
Hay esperanza para la belleza.

(De Gotas de sol. Contra viento y maneras. Renacimiento Editorial)

CONVIVENCIA, SIN VIVENCIA

CONVIVENCIA, SIN VIVENCIA

Hoy conviven enfrentados:
la ley y la hipocresía,
la realidad y el estado,
la razón y la utopía,
la derecha con la izquierda,
el cine con la ficción,
la sociedad con la mierda,
la verdad con la opinión,
la educación con sus padres,
la religión con sus hijos,
la alta tensión con los cables,
los contratos con los fijos.

Hoy están a bofetadas:
gigantes con cabezudos,
los deseos con las hadas,
las lanzas con los escudos,
el buen humor con los poros,
las estrellas con los soles,
los polvos con estos lodos,
el valor con los bemoles,
la actualidad con el día,
las coces con las palabras,
las caras con la alegría,
las ovejas con los cabras.

Están, a tortas y a locas:
la lluvia con los cristales,
las mareas con las rocas,
el bien con todos los males,
las canciones con los notas,
la soledad con la noche,
las espadas con las sotas,
el perdón con el reproche,
el roto con el remiendo,
el miedo con la osadía…
Bueno, vaya, resumiendo,
que está la cosa jodía.

LUZ DE ECLIPSE DE LUNARES

LUZ DE ECLIPSE DE LUNARES

La vida a cámara lenta.
La niebla cayendo a mares.
El campo abriendo sus puertas,
Los nones creciendo a pares.
Medio mundo de revueltas,
al otro, que Dios le ampare.
La Tierra dandole vueltas
al pesar de los pesares.
La primavera despierta.
La economía a pedales.
El miedo doblando, a tientas,
esquinas y sucursales.
Las preguntas, sin respuestas.
Los idiotas, a raudales.
Las sumas parecen restas
en los problemas normales,
Lo bueno sudando menta.
Lo malo perdiendo tinta.
Todos pagando la cuenta
de unos chorizos de “quinta”.
Huele pero no alimenta.
Tiemblan vigas y pilares
mientras el odio se sienta
a cantar por soleares. 
Calma en estado de alerta.
La duda cierra bares.
La vida enciende en su fiesta
luz de eclipse de lunares.

ESE DÍA D…

ESE DÍA D…

El día que vas y vienes
con la prisa en los talones,
que parece que no tienes 
tiempo ni por alusiones.

Ese día que naufragas
en una gota reseca
o que te pillan en bragas
pinchándote con la rueca.

En el que todo lo quieren
para ayer por la mañana
y, donde las dan, te muelen,
pero ni lloras ni mamas.

Ese día que se atasca 
la calle de la amargura,
que te pica y, si te rascas,
la piel te pasa factura.

En el que el bien, malherido,
sobrevive de milagro
y, el mal, conduce dormido
un viejo y loco cacharro.

El día menos pensado.
Uno como otro cualquiera.
Ese día enladrillado
con ventanas de madera.

Ese día que no tienes
el coño para faroles
y pierdes todos los trenes
y queman todos los soles…

Un día que, por defecto,
presenta tal panorama,
ese, 
ese es un día perfecto.
para quedarse en la cama.