Dios nos libre de los iluminados.
De los que nos desmienten la verdad.
De los excentricos descafeinados
que viven presos de su mismidad.

Dios nos libre de los encapuchados.
De los que sólo ven su realidad.
De los ególatras maleducados.
De los idiotas de solemnidad.

Dios nos libre de los acelerados.
De los que dan la alarma sin motivo.
De los que siempre pasan el recibo
sin importar si vives desahuciado.

De los que sólo ven los sinsabores.
De los que su torpeza justifican.
Dios nos libre de los” opinadores”
que aciertan sólo cuando rectifican.

De los políticos amortizados.
De los videntes en la oscuridad.
De los poderes deshumanizados.
De los podridos sin caducidad.

Dios nos libre de los acomplejados
que reparten estopa sin complejos
y también de los magos acabados
que sacan de chisteras tus conejos.

Dios nos libre de los acomodados.
De los ridículos conspiradores.
De los histéricos apasionados
que alucinan de todos los colores.

Dios nos libre de los endemoniados.
De los que compran libros por las tapas.
De los que hacen su guerra atrincherados
en los pliegues ajados de los mapas.

Y de los herederos del futuro
que nos toman por tontos cual cretinos.
Que a todos, con cariño y sin bromuro,
les den por donde amargan los pepinos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s