¿Y si un día no hay mañana,
o mañana ya fue ayer
o el presente es la manzana
que no queremos morder?
 
Quiero decir ¿y si un día
ya nada tiene sentido
porque este mundo podrido
raja como una sandía?
 
Vivimos desprevenidos
y, lo que es peor, cegados,
más pendientes de recibos
que de estar de nuestro lado.
 
No vivimos el momento,
no sudamos nuestro miedo,
no movemos un pimiento
ni el culo, ni ningún dedo.
 
Dejamos para mañana
lo que no haremos jamás,
quizá por falta de ganas
o por todo lo demás.
 
Y es que nos tienen cogidos
por donde todos sabemos:
por el monte del olvido,
por los sueldos, por los huevos.
 
¿Y si de repente el cielo
se desploma bruscamente?
Responde sinceramente
¿qué has dejado para luego?
 
¿Un amor, una mentira,
un viaje, un paradero,
un sueño, una despedida,
otra realidad, un pero?
 
¿Un ruego, tal vez un beso,
un perdón, un espejismo,
un momento de realismo,
una canción, un exceso?
 
¿Qué asignatura pendiente,
qué proposición, qué grito?
Baja la cifra siguiente
que la vida es un cociente
y se acerca un meteoríto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s