Nos faltan caza fantasmas
y sobran conspiradores.
Hacen falta cataplasmas
para tantos sufridores.
Sobran ángeles caídos
sin ganas de levantarse
y faltan arrepentidos
dispuestos a desterrarse.
Sobran capullos del ramo,
ojos que no quieren ver
y, en los ríos, faltan tramos
de agua que no has de beber.
Nos faltan ángulos vivos,
muertos en retrovisores.
Sobran muchos enemigos
de los que venden favores.
Falta ventilar olores
en paraísos fecales.
No convertir los errores
en colmo de nuevos males.
Sobran perdones fingidos.
Falta mucha integridad.
Sobran tontos consentidos
(en honor a la verdad).
Hay más malos conocidos
que buenos por conocer.
Más idiotas engreídos
que tiendas de bobo a cien.
Lo que sobra y lo que falta
escuece a partes iguales
desde las cotas más altas
a culos y genitales.
Sobran gallos de pelea,
columnistas de perfil,
fieles a la mala idea
y a su código incivil.
Sobra rencor y venganza,
faltan amores y obras
y dentro de esta balanza
sobra miedo y faltan sobras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s