Me gusta contemplar el humo que huye del fondo de las chimeneas y las chimeneas escupiendo humo. 

Encontrar la belleza de lo que parece feo a simple vista y repintarla (mucho mejor que respirarla, en este caso)

Acrílico sobre tabla 70×40 cm

Hacer una fiesta de un solar sin gracia y llenarlo de música, de un baile de líneas.

Intentar que una fábrica, perdida en la distancia, se convierta en el punto de partida de un viaje fascinante al otro lado de la nada. 

Me divierte sacar reflejos de donde no los hay y hacer eco cuando el silencio suena.

Disfruto sacándole los colores a lo que solo sabe soñar en gris. 

Me gusta pintar sueños oxidados, mares de mentira cubiertos de escamas, barcos hundidos en arenas movedizas, puertos cansados de adioses y olas, reflejos de viento sin puerta de atrás, noches en vela  y techos de metal. 

Me gusta desaparecer, como el humo, en el interior de mis lugares menos comunes. 

Soy más raro…

Me encanta pintar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s