Luces que encienden los sueños.
Frío que apaga las caras.
Besos que no tienen dueño.
Ilusiones de diseño
y una sensación muy rara.

Almas que no tienen pena.
Penas que afloran con duelo.
Corazones que condenan
que no puedan tener cena
los que duermen en el suelo.

Niños con risas de almohada.
Padres con manos de abuelo.
Noches de jugar con hadas.
Días de guardar las balas.
Motivos para el anhelo.

Copos de nieve en las copas.
Copas llenas de poesía.
Alegrías como rocas
y tristezas como pocas
demandando compañía.

Decorados para un cuento 
como en “Qué bello es vivir”
Flor de piel del sentimiento
contado en renos por viento
con ganas de confundir.

Fantasía que nos mueve
a resaltar las bondades.
Estrellas que van y vienen 
sobre un desierto de andenes
guiando a sus majestades.

Pensamientos solidarios.
Noches para recordar.
Concierto sin escenario.
Regalos en los armarios.
En fin: Feliz Navidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s