ODIO CON ESTRAMBOTE

ODIO CON ESTRAMBOTE

Odio los ascensores de subida
y sin frenos, las cuestas de bajada.
La mala educación de los que miran
buscándote los monos en la cara.

Odio que se termine la avenida
y no encuentre la calle que buscaba.
No llegar a la hora convenida.
No acabar a la hora señalada.

Odio la indiferencia impertinente
y la mala cabeza del dolor.
Odio tener que hablar inútilmente.

Odio los estampados de sudor,
al terrícola cruel e intransigente
y a los extraterrestres sin humor.

Y odio, sin rubor,
a la gente que odia por sistema.
En fin, que cada odio con su flema.

Y YO

Y YO

Siempre he querido vivir
en dos mundos paralelos
y así poder elegir
en cual de los dos me quedo
según las vea venir.

Yo también quiero salir
a la lluvia sin mojarme.
Que el viento me haga reír
cuando venga a ventilarme
las ganas de dimitir.

Yo también quiero fingir
un pesimismo enfermizo
que me pueda permitir
resurgir de mis cenizos
(y de pájaros así).

Yo también quiero escurrir
el bulto por soledades
y, el que quiera algo de mi,
que busque en sus tempestades
que es dónde no pienso ir.

Yo también quiero acudir
a los lugares comunes
para intentar definir
que beneficios reúne
el arte de confundir.

Yo también quiero sentir
la paja en el ojo ajeno
y excitarme sin fingir.
Aquí todo el mundo es memo
cuando se trata de huir.

Y, por fin, yo también quiero 
un poder sobrevenido
con el que gritar sin miedo
estáis todos despedidos
y quedarme como nuevo.

¡OJO!

¡OJO!

Hoy se llevan los secretos
que todo el mundo sabía,
ese absurdo e indiscreto
plan nuestro de cada día.

Secretos de guante blanco,
chaqué, varita y chistera,
de truco de mago manco
¡cuidado con las carteras!

Hoy los castillos de cartas
mezclan espadas con oros
y se derrite la tarta
del chocolate del loro.

(De tanto dar por sentado
lo que siempre estuvo en pie
la gente tiene pelado
el ojo que no se ve).

No se anda por las ramas,
harta de tanto mangante,
y de que carden la fama
los que lana se reparten.

La peña tiene un rebote
que ríete de Gasol,
y anda buscando un Chicote
que quite el olor a col.

Hoy los tiempos adelantan
que es una mediocridad
y hasta las gallinas plantan
huevos por curiosidad.

(De tanto dar por perdida
la llave del yo que sé,
la vida tiene escocida
la coma del punto G).

Época de transparencia
con los cristales tintados,
de disfrazar la impaciencia
y de almarios empotrados.

Son años de hipocresía,
de falsa contradicción,
de ocultar la fantasía
detrás de la indecisión.

Hoy se llevan los secretos
aireados en las redes,
pantallazos indiscretos
que cuelgan de sus paredes.

La privacidad usada
como venganza o chantaje.
La intimidad pirateada
con nubes al abordaje.

Hoy se lleva la arrogancia,
el “y tú más” sin complejos
y al capullo sin sustancia
se le ve venir de lejos.

(De tanto dar por tirado
lo que siempre estuvo en pie,
el mundo tiene entornado
el ojo que nunca fue).

QUÉ SE LE VA A HACER

QUÉ SE LE VA A HACER

Me gusta ser burbuja

y canto de sirena,

espejismo de almohada,

el relleno mullido

de tu ropa interior.

Me gusta ser cornisa,

balcón sobre la niebla,

reflejo en los cristales,

silencio de sirena,

sonrisa por probar.

Me gusta ser el alma

con la piel de gallina,

la saliva del sobre,

la voz de mi canción.

Me gusta ser la luna

bañándose en el frío,

el polvo de tu brillo,

las ganas de llegar.

Me gusta ser el aire

del viento incomprendido,

el aullido del lobo,

la llave de tu luz.

Me gusta ser el hueco

donde cabe el deseo.

Me gusta ser la tinta

de luto en un papel.

Me gusta ser caricia,

susurro en el oído,

vendedor ambulante

de abrazos sin usar.

(y me los quitan de las manos)

Me gusta ser el loco

que siempre disimula.

Me gusta hacerme el tonto

por darte la razón.

RADIO

RADIO

De las voces queda el eco.
De los gestos las miradas.
De la realidad los flecos
envueltos en papel plata.

De la soledad el frío.
Del río nos queda el mar.
Del destino escalofríos
que se pueden soportar.

Quedan cenizas del humo.
Del humor las carcajadas.
De las palabras un zumo
de frases de temporada.

Del amor queda la duda.
De la pasión un meneo.
De la sorpresa la muda
mirada de un no te veo.

Del pasado casi todo.
De las noticias la vida.
De las formas queda el modo
de encontrar una salida.

De la radio queda un eco
que ve la imaginación.
Es la manga de un chaleco
bordada de sol a gol.

Hoy seguimoss con más ganas.
No hay lugar para el olvido.
Hoy que la radio es mañana
que nos quiten lo emitido.

APUNTE BREVE PARA LETRA DE RANCHERA.

APUNTE BREVE PARA LETRA DE RANCHERA.

No siempre el desamor tiene que conducir necesariamente a la tristeza ni a cosas peores. Muchas veces, cuando se pierde algo bueno, uno no sabe lo que gana. Convertido en canción, la cosa podría ser más o menos así:

Dijeron que me habías olvidado 

y fue tan grande el salto de alegría 

que tengo el corazón escayolado, 

el músculo plantar despachurrado, 

y el alma como un trago de tequila.
(Seguiremos informando, o no).

*No hay ranchera sin tequila, ni tequila sin botella, ni culo sin mal asiento, ni tetas sin paraíso, ni sabor sin fundamento.

DESDIBUJADOS

DESDIBUJADOS

Hay veces que parece que, en la vida,
no hay forma de saber cómo acertar.
Cuando eliges melón, llueven sandías.
Cuando quieres salir, te hacen entrar.

Si piensas que hay que ser de una manera,
no hay manera de ser que te funcione.
Si te pasas de tonto, te veneran.
Si no llegas a listo, das lecciones.

Cuando ves la botella medio llena
alguien le da un buen trago, por si acaso.
Si está medio vacía, te da pena
y eres tú quien le pega otro repaso.

Lo malo de ser siempre como eres
es que, un buen día, saltas y se extrañan.
Por eso es tan difícil que prospere
esta forma de ser llamada España.

La sinrazón no tiene quien le escriba,
pero sí cuenta cuentos a destajo.
Los hay que fracasando están arriba
y muchos que, triunfando, están abajo.

Así que, resumiendo, sea usted mismo
y, si no le funciona, no lo sea.
Aquí coleccionamos espejismos
que miramos con gafas de madera.