SI MAÑANA NO FUERA OTRO DÍA

SI MAÑANA NO FUERA OTRO DÍA

¿Y si un día no hay mañana
o mañana ya fue ayer
y el presente es la manzana
que no supimos morder?
 
Quiero decir:  ¿Y si un día
ya nada tiene sentido
porque este globo perdido
raja como una sandía?
 
Vivimos desprevenidos
y, lo que es peor, cegados,
más fieles al enemigo
que de estar de nuestro lado.
 
No sentimos el momento,
no sudamos nuestro miedo,
no movemos un pimiento:
culo, espalda, cuello, dedo.
 
Dejamos para mañana
lo que no haremos jamás,
quizá por falta de ganas
o por todo lo demás.
 
Porque nos tienen cogidos
por dónde todos sabemos:
por el monte del gemido,
por los euros, por los huevos.
 
Si, sin avisar, el cielo
se desploma de repente,
responde sinceramente;
¿qué has dejado para luego?
 
¿Un amor, una mentira,
un viaje, un paradero,
un sueño, una despedida,
otra realidad, un pero?
 
¿Un ruego, tal vez un beso,
un perdón, un espejismo,
un minuto en el abismo,
una fantasía, sexo?
 
¿Qué asignatura pendiente,
qué proposición, qué grito?
Baja la cifra siguiente
que la vida es un cociente
y nos llueven meteoritos.

EL CORRUPTO INTERIOR BRUTO

EL CORRUPTO INTERIOR BRUTO

Pillados con las manos en la masa,
con la que el resto hacemos el pan duro,
suelen ser lo peor de cada casa,
de pasado imperfecto sin futuro.
 
Buscadores de oro en cualquier charco.
Malabaristas de las concesiones.
Tesoreros con título, sin marco,
de una mala carrera de ambiciones.
 
Soldados insaciables de fortuna.
Parásitos que viven de un pastel
que se reparten, sin decencia alguna,
sin dejar una miga en el mantel. 

Estos tipos con alma en estampida,
hoy son de nuevo lo que más escalda
a esta España, paciente y malherida,
cansada de sablazos por la espalda.
 
Muy “listos” pero nada inteligentes,
con más cuentas pendientes que secretas,
Petimetres, chorizos, delincuentes.
¡Váyanse ya a mamar y a hacer puñetas!

SOBREVALORADO

SOBREVALORADO

Están sobrevalorados,
sin entrar en más detalles:
El perdón de los pecados.
No fijarse en los detalles.
 
El peso de los pesados.
Los cuernos conceptuales.
El seis doble de los dados.
Muchos problemas normales.
 
El poder de los pelotas.
Hacer las cosas deprisa.
Los faroles con dos sotas.
Los huevos de las clarisas.
 
El soñado amor eterno.
El eco del testimonio.
Los cuñados y los muermos.
Los dos rabos del demonio.
 
La carabina de Ambrosio
y la flauta de Bartolo.
Pretender hacer negocio
con un agujero solo.
 
Por no hablar de ser inculto.
Los bonos, la jerarquía.
Los móviles, los insultos.
El himno de la Alegría.
 
Están sobrevaloradas
ciertas cosas del querer.
Los temores, el poder.
Los toros y la Tarara.
 
La opinión inconsistente.
El rosario de la Aurora.
La mitad del medio ambiente.
Un polvo de media hora.
 
Los jueces que no barruntan.
Los ruegos artificiales.
Los impuestos y las multas.
Los bobos habituales.
 
La luna si hay luna nueva.
El norte del infinito.
Platón perdido en su cueva,
y la purga de Benito.
 
También Sodoma y Gomorra.
Las fotos muy retocadas.
Que la astucia sea tan zorra.
Lo de hablar sin decir nada.
 
Están sobrevalorados
los ingleses, los teutones,
los franceses, los lapones
y los cimientos asados.

El sexo por la mañana.
Puede que el sexto sentido.
Un saxo en la madrugada.
Lo comido por servido.
 
Ganar el balón de oro,
Beber en bota un mal vino.
El chocolate del loro.
El trabajo de los chinos.
  

Las banderas, los niñatos
no tirar de la condena,
correr a pesar del flato
y, sobre todo, dar pena.

SONETANZA O ADIVINETO

SONETANZA O ADIVINETO

Lata de pensamientos en su tinta.
Espuma de papel encuadernado.
Península del aire aprisionado
entre sábanas blancas y distintas.

Paleta en blanco y negro que no pinta.
Cofre de las sorpresas sin candado.
Encaje de bolillos estampado
con frases infinitas o sucintas.

Sopa de letras de los crucigramas.
Receta contra el mal de la estulticia.
Puesta de largo de comedia y drama.

Droga que no te mata ni desquicia,
salvo que de Quijotes sea la trama.
Campo abonado para la presbicia.

Contre viento y maneras. Mar de Fondo. Ed. Renacimiento. #DíaDelLibro

SPAIN IS ASÍN

SPAIN IS ASÍN

España es un paraíso
para inciertas inversiones.
Se puede invertir en pisos,
en cuñados y ladrones.
 
En señales de prohibido
y prohibidos en pañales,
en pensadores pasivos
y tontos paranormales.
 
En ceniceros de broma,
en rellenos de aceituna,
en cagadas de paloma,
en presos de su fortuna.
 
En juzgados de primera,
en equipos de segunda,
en jamones con chorreras
o en chorradas más profundas.
 
En videntes mentirosos,
petardas habituales,
en ministerios “gloriosos”
y aeropuertos peatonales.
 
En locos, monologuistas,
pesadillas de cocina,
rotondas para autopistas
e ideas más peregrinas.
 
En pelotas, soplapitos,
listos y cantamañanas,
diputados señoritos,
fiscales de porcelana.
 
En camisas de once varas,
trampas para gamusinos,
cosas baratas, muy caras,
y en mil infiernos divinos.

Inversores no se corten
y pásense por aquí,
que somos el sur del norte
del “tararí que te vi”.

HARTO Y CLARO

HARTO Y CLARO

Harto de respuestas chorras
a preguntas inducidas,
de ladrones y mazmorras.
de la inflación de paridas.

De oír hablar por hablar
como quien oye roer.
De la farola del mar
que siguen sin encender.

De dar el brazo a morder,
de poner la otra mesilla.
De no rejuvenecer
ni untado con mantequilla.

De vivir la vida loca
entre muros acolchados,
cansado de iluminados
haciéndose el boca a boca.

De los profetas que cantan 
el blues de los amargados.
De los necios que levantan
fronteras por todos lados.

Harto de pares sin nones,
de que el viento mueva el frío,
de contar desilusiones,
de hacer siempre, solo, el trío.

Harto de moralidad
casposa e inquisidora,
y, en honor a la verdad,
de pensar a todas horas.

De los malos entendidos,
de los vanos extra pegas,
de los datos exhaustivos
que se pasan o no llegan.

De las guerras partidistas,
de los cansinos pesados,
de las voces ventajistas,
de vernos acongojados.

Harto de mediocridades,
de falta de educación,
de tantas calamidades
consentidas a traición.

Harto de tanto esperar,
harto de ir y venir,
sin terminar de llegar,
y harto de discutir.

DE CABEZA PERO SIN ELLA

DE CABEZA PERO SIN ELLA

Iremos al infierno de cabeza
pero durmiendo en camas separadas.
Unos por no estar bien de la torpeza,
otros, por no medir las payasadas.

Algunas fuentes cuentan que el demonio
está pensando en su jubilación
y anda buscando piso en Alcorcón
antes de que le estalle el manicomio.

Iremos al infierno sin dudarlo
porque hasta Dios va a hacer huelga de cielo.
El Papa, que empezaba a barruntarlo,
ha cambiado su silla por el suelo.

Nos quemaremos vivos en las llamas
que purifican todos los fregados.
Unos por contar vueltas de campana,
otros, por tontos para los pecados.

Iremos al infierno mientras hablo
por motivos distantes y “distintios”
y, de paso, a pedirle a los Corintios
que contesten las cartas de San Pablo.

Entre corruptos, cuerdos inhumanos,
hijos de buenas y de mala madre,
creyentes, resentidos y paganos,
el infierno va a ser “la juerga padre”

Otra cosa es creer que infierno sea
esta forma de vida terrenal.
Un paraíso para el que no vea
que el bien ya solo mira por el mal.