Saco las llaves del bolsillo de mi

chaqueta,

del bolsillo izquierdo, para ser más

exactos

(el de la derecha

tiene un siete

con un pozo sin fondo,

al fondo a la derecha).

Abro.

Empujo una de las hojas de la

puerta de madera y cristal

y entro en el estudio.

Hay tantos cuadros apilados en el

suelo

que algunos están que se suben por

las paredes

(colgados, aunque menos que yo).

Doy las luces,

enciendo la radio,

me pongo un güisqui, sin hielo

(Como los de Mad Men).

Me quito la ropa y los complejos.

Me siento en una silla medio

cómoda

y miro, de abajo arriba,

el lienzo en blanco que,

asomado al caballete,

me desafía.

Elijo los pinceles, los colores,

estreno una paleta desechable,

enciendo la imaginación,

apago la mala leche

(desechable también)

y me pongo a enredar.

Estoy en el único lugar

donde siento que pinto algo.

Donde sé que cuadro.

Muchas veces añoro

lugares que no he visto

y, sin embargo,

me acuerdo de sus calles,

de sus rincones,

de las caras de su gente.

de los olores.

He estado en tantos sitios

a los que nunca he ido

que terminé pintando

paisajes y cielo increíbles,

colores impensables,

rocas inaccesibles y,

como siempre, a nadie.

Y por aquí me ando,

de baño en baño,

de pared en pared,

de clavo en clavo,

de mirada en mirada,

de casa en casa

de picos pardos,

Con la memoria

a cuadros.

Colgado de mí.

Colgado por ti.

2 comentarios en “COLGADO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s