Quisiera ser un rayo

que queme tus rastrojos.

El viento que desnude

tu cuerpo de hojarasca.

Desenredar el brillo de tu ausencia

y hacer tiras de luz

sobre mi cuerpo.

Beberte como lluvia inesperada

a la que sales a empaparte entera.

Hacerte guiño,

viento de palmera,

nudo de hamaca,

siesta de verano.

Quisiera ser un siempre

como nunca.

La página final de esa novela

que no quieres que pase,

por si acaso

no fuera ese final

el que esperabas.

Quisiera ser

tu mano entre tus piernas.

Tu humedad absoluta y relativa.

El ojo agazapado

en la oxidada cerradura del desván,

en el que sé que escondes

lo que de mí pretendes.

3 comentarios en “POR QUERER QUE NO QUEDE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s